Oposiciones a la Unión Europea 2014 para administradores (la noticia mala)

Si el lunes hablábamos de las noticias buenas hoy toca hablar de las malas, mejor dicho, de la mala: la desaparición de la categoría AD7.

Es verdad que en ocasiones se producen rectificaciones y que lo ha anunciado por EPSO es la presencia de la categoría AD5, no la ausencia de la categoría AD7, que podría ser anunciada posteriormente…

Es decir, todavía no podemos afirmar al 100% que este año la oposición para administradores no vaya a tener una categoría AD7… pero tiene mala pinta ya que en años anteriores ambas oposiciones, AD5 y AD7, iban siempre de la mano, desde su anuncio hasta su resolución.

Es cierto que la oposición a la Unión Europea para administradore de 2013  se limitó a la categoría AD5 pero esa circunstancia era explicable debido a que, como hemos repetido en numerosas ocasiones, se trataba de un caso excepcional ya que no hubo una nueva convocatoria sino tan solo un “corrigendum” de la convocatoria de 2010 (donde la categoría AD7 no estaba presente).

Es decir, había muchos candidatos, especialmente aquellos que habían participado en las oposiciones de 2011 y 2012, que tenían legítimas expectativas de que también este año existiese una categoría AD7. No es difícil imaginar la frustración de aquellos que participaron en dicha categoría hace dos años, que incluso pudieron participar en las pruebas del Centro de Evaluación (Assessment Centre) y quedarse cerca del aprobado, que se vieron obligados a esperar un año debido a la ausencia de una nueva convocatoria en 2013… y que este año descubren que la categoría AD7 ha desaparecido.

No se trata meramente de la ambición de unas condiciones laborales y profesionales más altas (al fin y al cabo en la categoría de AD5 se parte de un mínimo de 4000 € mensuales), sino de la mayor dificultad que puede acarrear participar en una oposición con muchos más candidatos, especialmente cuando la primera criba se lleva a cabo con unos test donde la experiencia profesional del candidato no resulta relevante.

Es evidente que esta circunstancia no afecta de manera directa a la mayoría de los candidatos, que generalmente se inscriben en la categoría AD5 (donde no se exige experiencia profesional previa), pero sí puede hacerlo de manera indirecta, ya que la presencia de candidatos con más experiencia profesional puede hacer que la dificultad de superar la oposición también aumente. Para estos candidatos el aumento de dificultad no se manifestaría tanto en la primera fase de test sino quizás en las pruebas en el Assessment Centre, donde los candidatos con experiencia profesional previa podrían contar con una cierta ventaja.

En definitiva, una mala noticia…

…y todavía nos queda hablar de una noticia rara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.