EPSO/AD/230/12 (AD 5) y EPSO/AD/231/12 (AD 7) – Notas de corte (lo discutible)

Resumen de lo dicho en las últimas entradas:

Evidencia: hay muchas plazas de administradores AD5 que se han quedado sin cubrir.

Pregunta: ¿De quién ha sido la culpa?

Premisa 1: La culpa no es de los candidatos (lo dice la lógica)

Premisa 2: La culpa no es del sistema de selección (lo dice EPSO)

Quizás este último argumento (lo dice EPSO) pueda parecer poco científico, pero es un argumento de peso. EPSO no solo define el proceso de selección sino que controla todas sus fases, es decir, EPSO pone las reglas, EPSO aplica las reglas… y EPSO cambia las reglas cuando el resultado obtenido no es satisfactorio.

No estamos señalando ningún tipo de favoritismo o corruptela dentro del proceso respecto a los candidatos, pero sí respecto a los resultados finales de la oposición y más concretamente respecto al número de aprobados. Hemos visto como en otras oposiciones se modificaba la nota mínima o algún otro punto de la convocatoria para contrarrestar unos exámenes excesivamente exigentes con el objetivo de completar el número de aprobados inicialmente previsto en la convocatoria.

En este caso no se ha hecho.

Pero no solo eso.

La posibilidad de bajar la nota mínima en alguna de las pruebas (lo cual no es desde luego algo deseable) podría tener sentido en el caso de que la mayoría de los candidatos hubiesen quedado eliminados por no alcanzar la nota mínima, por ejemplo, en la pregunta sobre conocimientos específicos. Sería efectivamente lamentable que la mayoría de los opositores en un ámbito quedasen fuera de la oposición por una única pregunta, convirtiendo el resto de pruebas en un mero formalismo.

Sin embargo, no parece que este haya sido el caso.

Como algunos de vosotros habéis puesto de manifiesto, existen muchos candidatos que han sido descartados por no llegar a la nota mínima establecida para las competencias generales. Ya señalábamos en la entrada anterior que se tratan de competencias cuya evaluación es ciertamente compleja y que difícilmente pueden ser puntuadas del uno al diez sin que haya un amplio margen de subjetividad. Por ello no nos resulta extraño que candidatos que (habiendo aprobado la prueba de competencias específicas) se han quedado con 49,5 puntos (a tan solo medio punto de la nota mínima) estén perplejos y contrariados con su resultado, especialmente si se encontraban dentro de los ámbitos y categorías donde no se han cubierto todas las plazas inicialmente previstas en la convocatoria.

Por lo tanto, si la culpa no es de los candidatos ni del procedimiento de selección, existe una tercera posibilidad: la culpa no es de nadie… ya que el objetivo no era cubrir todas plazas que aparecen en la convocatoria.

El objetivo era seleccionar el número que efectivamente se ha seleccionado.

En algún momento dentro del (largo) proceso de selección las necesidades de personal previstas han variado y el procedimiento de selección se ha adaptado a esas nuevas necesidades. Lo que todavía queda por responder es por qué se ha preferido hacer una lista de aprobados menor cuando en realidad la presencia en la lista no otorga ningún derecho a los candidatos aprobados en relación a un eventual puesto de trabajo.

De todas formas esa es tan solo nuestra teoría.

Otros habéis señalado la posibilidad de cierto favoritismo respecto a algunos candidatos o algunas nacionalidades. Nosotros no compartimos esa opinión. No encontramos nada que haga dudar de que los candidatos finalmente aprobados sean los mejores o, al menos, los que mejor han realizado las pruebas. Aún más, los candidatos aprobados han sido capaces de superar unas pruebas que, posiblemente debido a las restricciones en el número de plazas, han sido más exigentes de lo inicialmente previsto, por lo que merecen una especial enhorabuena.

A los que se han quedado a las puertas de entrar les queda el consuelo de saber que tienen las competencias necesarias para convertirse en eurofuncionarios, quizás la próxima vez además de competencias también tengan un poco más de suerte.

3 comentarios sobre “EPSO/AD/230/12 (AD 5) y EPSO/AD/231/12 (AD 7) – Notas de corte (lo discutible)

  1. @ oposicionesue.com
    Did you hear, that there will be no yellow or orange flags during the recruitment of AD/230-231/12 laureates? What do you think about this situation? Maybe it’s worth a blog entry… Will this lead to more interviews for those laureates with the best CVs, while significantly diminishing the chances of laureates with weaker CVs? (That’s what comes to my mind, having heard about this new system…)

    1. Hi Laura! We have heard that there could be some changes in the “flagging system”, however we have not official confirmation. Nevertheless, we consider that the elimination of the yellow and orange flags could be positive since it would permit the candidates to choose among different vacancies (but this opinion is, of course, open to debate…)

  2. Pues yo creo que este post tiene mucha razón. La razón de que hayan aprobado menos candidatos de que plazas había es, básicamente, porque en EPSO han querido que fuera así. No hay que darle vueltas a por qué medio punto en una competencia general, tan difícil de evaluar, te ha dejado fuera. Simplemente, en EPSO han considerado que no querían que ese candidato estuviera en la Lista de Reserva. A lo mejor consideran que las necesidades de personal han disminuido, o simplemente prefieren que sólo los mejores, los que ellos consideran los mejores estén allí. En cualquier caso, es lo que han querido, como también han querido, que no se ha dicho en el post, que aprobara algún candidato más de plazas que había para alguna de las categorías de AD7. Esto es muy difícil chicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.