Suspensiones nuevas, justificaciones viejas

Hoy teníamos pensado hablar de los resultados de la primera fase de la oposición EPSO/AD/322/16 y de la encuesta que propusimos el martes, pero lo tendremos que dejar para la próxima semana porque nuevamente es necesario hacer referencia a cambios en el calendario de oposiciones previstas para este año.

Aquí podéis consultar el calendario con las últimas modificaciones.

La oposición más directamente afectada es la EPSO/AD/330/16 en el ámbito de la energía nuclear cuya convocatoria debería haber sido ya publicada ayer. Por el momento tanto la publicación de la convocatoria como la consiguiente apertura del periodo de inscripción han quedado suspendidas.

La publicación de convocatoria de la oposición EPSO/AD/331/16 que cuenta con varios perfiles relacionados con las tecnologías de la información y la comunicación, prevista para el próximo 6 de octubre, y de las seis oposiciones para juristas lingüistas (entre ellas la EPSO/AD/333/15, en lengua española) quedan igualmente suspendidas por el momento.

La “justificación” vuelve a ser nuevamente una sentencia del Tribunal de Justicia de la UE sobre el régimen lingüístico utilizado en las oposiciones europeas. La sentencia no ha sido publicada en su totalidad en español pero aquí podéis consultar un extracto.

De cualquier forma no es necesario perder mucho tiempo con su lectura porque el Tribunal se limita a reiterar lo que ya conocemos desde hace casi exactamente un año, así que nos remitimos a los artículos que escribimos en su momento.

Lo realmente curioso de esta sentencia es la reacción de EPSO… o más bien su ausencia.

Con la primera sentencia de hace uno ya señalamos la sorpresa que nos producía el que EPSO no tuviese ya planteada una respuesta ante una más que probable sentencia en su contra.

EPSO nos volvió a sorprender en febrero suspendiendo la oposición pocas semanas antes de publicar una convocatoria que ya se había preparado conociendo la sentencia de 2015.

Y ahora, después de un año, y ante la publicación de una nueva sentencia completamente previsible que, como no podía ser de otra forma, reafirma la jurisprudencia anterior, EPSO vuelve a quedarse inexplicablemente sin capacidad de reacción.

Esperamos que esta vez no tarde tanto en reaccionar y que las convocatorias suspendidas puedan ser convocadas antes de finalizar el año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.