“Justificación” del régimen lingüístico (lo peor)

La semana pasada reprodujimos la justificación del régimen lingüístico incluida en la convocatoria de la oposición para asistentes lingüísticos publicada hace apenas unos días. Quedaba sin embargo pendiente el análisis de la misma, aunque ya os avisamos que no hay mucho que analizar.

Lo cierto es que EPSO se ha limitado a retocar la justificación que alegó en el caso que llevó a la suspensión de las oposiciones y que el Tribunal de la Justicia de la UE ya consideró insuficiente en su sentencia de septiembre.

Es decir, ha disimulado los errores de bulto y ha tratado de apuntalar la parte de la argumentación que, sin ser absolutamente errónea, era sin embargo insuficiente para justificar un régimen lingüístico que escondía una discriminación por razón de lengua y que hacía que la convocatoria estuviese, en palabras del tribunal, “viciada de ilegalidad”.

Resumiendo: EPSO ha hecho una chapuza.

Y lo que es peor: EPSO ha tardado siete meses en hacer una chapuza.

Y lo que es aún peor: EPSO es consciente de que ha hecho una chapuza.

¿Y por qué sabemos que EPSO es consciente de su chapuza? Porque lo ha reconocido y publicado en el Diario Oficial con la publicación de una rectificación de la versión original en francés.

(A partir de aquí viene una explicación que puede parecer un ejercicio de la oposición para juristas lingüistas)

El contenido de la rectificación es el siguiente:

au lieu de:

«Il est donc légitime d’organiser certaines épreuves dans trois langues véhiculaires au maximum de manière à s’assurer que tous les candidats sont capables de travailler dans au moins l’une de ces langues, quelle que soit leur première langue officielle. (…)»

lire:

«Il peut donc être légitime d’organiser certaines épreuves dans un nombre limité de langues véhiculaires de manière à s’assurer que tous les candidats sont capables de travailler dans au moins l’une de ces langues, quelle que soit leur première langue officielle. (…)»

En primer lugar, llama la atención que se lleve a cabo toda una rectificación oficial para cambiar “es por lo tanto legítimo” por “puede ser por lo tanto legítimo”, pero el matiz es fundamental. EPSO viene a reconocer que ni ella misma se fía de su propia justificación y no se atreve a decir que sea legítima la limitación de idiomas… sino solo que puede ser legítima… lo cual viene a admitir que podría igualmente no serlo.

Lo curioso es que no ha llevado a cabo una misma rectificación en la versión en italiano, donde mantiene que è quindi legittimo organizzare le prove in un numero ristretto di lingue veicolari”. Las diferencias entre versiones son comunes, pero en este caso EPSO debería haber sido un poco más cuidadosa ya que es precisamente el Gobierno italiano el que denuncia sistemáticamente sus convocatorias.

En segundo lugar, EPSO muestra claramente que cuando habla de la organización de determinadas pruebas “en un número limitado de lenguas vehiculares” lo que realmente está pensando es (como muestra la versión anterior) mantener el sistema anterior basado exclusivamente en tres leguas (inglés, francés y alemán) independientemente de cuales sean las necesidades de un determinado puesto.

Lo más curioso de esto es que EPSO rectifica algo que no aparecía en la versión publicada de la convocatoria, donde se hace ya referencia a un número limitado de lenguas vehiculares y no a “tres lenguas vehiculares como máximo”, expresión que posiblemente pertenece a un borrador anterior.

En definitiva, EPSO no solo ha hecho una chapuza de argumentación sino que la ha redactado tan deficientemente que ha tenido que corregirla… pero lo ha hecho, de nuevo, tan torpemente que ha corregido algo que no estaba escrito.

Todo esto, no lo olvidemos, paralizando algunas oposiciones durante más de siete meses y dejando otras aparcadas sin fecha prevista (entre ellas la oposición para administradores AD5 generalistas).

oposiciones 2016 epso

4 comentarios sobre ““Justificación” del régimen lingüístico (lo peor)

  1. A mí personalmente ya me iba bien la forma en que estaban organizadas las oposiciones, con todos los defectos ya comentados (y no soy nativo inglés, francés o alemán). Dicho esto, entiendo los motivos de los gobiernos italiano y español alegados en sus reclamaciones. Pero mucho me temo que, hoy por hoy, ni Italia ni España son países con peso político suficiente como par imponer su postura, por muchos argumentos y por mucha razón que tengan. Y me temo que eso tiene mucho que ver con que EPSO lo haya dejado todo igual que como estaba. Al final me temo que los afectados somos los que estamos opositando, españoles e italianos incluidos, básicamente por los retrasos y desbarajustes que todo esto ha supuesto. En fin, espero que pronto volvamos a la normalidad. Un saludo.

  2. Pues no se que deciros. Un examen mas es hacer mas tedioso el procedimiento. Por otro lado, cuidado con los examenes de idiomas que los carga el diablo…un examen eliminatorio de idiomas implicaria un nivel de C2 pero ademas holgado…el nivel de idiomas en la Comision es alto….

  3. Pues espero que el Tribunal se lo vuelva a tirar (no sé si eso es plausible legalmente), y que tengan que someterse y hacer los exámenes en todas las lenguas necesarias, exigiendo un certificado u otro examen aparte para verificar que los candidatos conozcan una de las 3 lenguas lo suficientemente como para trabajar eficazmente. Las vueltas que están dando y yo no lo veo tan complicado…

  4. ja ja ja me ha encantado el aplauso final. Gracias por vuestro análisis, que como siempre está muy currado. Espero que después de «lo malo» venga un artículo con «lo bueno»…

Responder a Ramona Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.