EPSO/AD/311-314/15 – Volviendo a las cuestiones temporales

Ya hemos señalado en otras ocasiones la importancia de que las oposiciones cuenten con un calendario estable y fiable, o al menos, lo más estable y fiable posible. El elemento temporal es una cuestión que en este tipo de oposiciones es especialmente relevante.

En este caso no nos referimos a la suspensión de las oposiciones de 2016, un hecho que, a pesar de su relevancia, no deja de ser excepcional y temporal (aunque se esté alargando más de lo debido); sino a la fijación de fechas dentro de los procesos ya abiertos, particularmente a las que afectan a la celebración de pruebas.

Una pregunta bastante recurrente entre los opositores es cuánto tiempo se dispone entre que se comunica la fecha de una prueba y la celebración de la misma. Se trata de una duda muy justificada porque afecta no solo a la preparación de la prueba sino también a la preparación del viaje que muchas veces hay que hacer para llevarla a cabo, bien sea a los centros nacionales o a los centros de evaluación en Bruselas o Luxemburgo.

La respuesta que solemos dar es que el tiempo mínimo para ser convocado a una prueba es de tres semanas. No obstante, es necesario señalar que se trata tan solo de un mínimo y que en realidad los opositores deben ser citados con la mayor antelación posible, es decir, tan pronto como se establezcan las fechas de exámenes, sin necesidad de esperar a esas tres semanas.

Se trata de una aclaración dirigida no solo a los opositores sino también a los comités de evaluación que, en algunos casos, parecen tomar ese mínimo como pauta y apuran la comunicación de las fechas a las tres semanas.

Un ejemplo de esa mala interpretación es lo sucedido con las oposiciones EPSO/AD/311-314/15 para intérpretes. La siguiente fase está prevista que se celebre entre mayo y junio y EPSO se ha limitado a señalar a los opositores que recibirán su invitación “aproximadamente” tres semanas antes de la prueba.

En ese “aproximadamente” EPSO parece olvidar, en primer lugar, que los opositores deben ser citados con la mayor antelación posible, sin esperar por lo tanto a las últimas tres semanas; y, en segundo lugar, que esas tres semanas constituyen un mínimo a respetar, por lo que no valdría una mera “aproximación”.

No se trata de un mero análisis lingüístico, lamentablemente ese mínimo ya ha sido incumplido en ocasiones anteriores.

Es verdad que en este caso se trata de oposiciones con muy poca afluencia (poco más de doscientos inscritos entre todas ellas) y que por ello son pocos los opositores afectados, sin embargo, es indiferente que los afectados sean decenas o miles, los derechos de los opositores deberían ser siempre los mismos.

1 comentario sobre “EPSO/AD/311-314/15 – Volviendo a las cuestiones temporales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.