EPSO/AD/305/15 – Diccionarios sí o no

Mientras esperamos noticias sobre las oposiciones que serán convocadas este año, recordamos que actualmente se están llevando a cabo las fases finales e intermedias de varias oposiciones convocadas durante 2015. De hecho, esta semana se desarrolla la fase intermedia para los juristas lingüistas de lengua española, la cual se basa en dos ejercicios de traducción.

En este caso la traducción se lleva a cabo sin la ayuda de ningún tipo de diccionario, al contrario de lo que sucede en oposiciones para traductores, donde es posible utilizar tantos diccionarios como el opositor desee (siempre que sean en formato papel).

Entre los propios opositores existen posturas diversas respecto a esta cuestión, por lo que y hemos recopilado algunas opiniones que podeis valorar a continuación:

.

Marta L., a favor de que se haga con los propios diccionarios:

«La labor normal de cualquier traductor (sea en el ámbito jurídico o en cualquier otro) se lleva a cabo con la ayuda de diccionarios, no tiene sentido que la prueba se lleve a cabo sin una herramienta tan esencial. Es como si en una oposición para carpinteros se evaluase la capacidad de clavar clavos pero no se pudiese utilizar un martillo. ¿De qué sirve seleccionar al que mejor clava clavos con la mano si en su trabajo posterior va a utilizar el martillo?».

.

Luis S. a favor de que se haga sin diccionarios

«La oposición tiene que evaluar las capacidades del opositor, no su biblioteca. En exámenes donde se permite el uso ilimitado de diccionarios hay opositores que llevan una maleta entera. Esto genera una discriminación para los opositores que no viven en la misma ciudad en la que se llevan a cabo los exámenes, para los cuales puede ser difícil desplazarse con tanto material, o incluso para aquellos opositores que por razones económicas no pueden permitirse diccionarios especializados».

.

Miriam S. a favor de que se haga con la ayuda de internet

«Los traductores hoy en día utilizamos más internet que cualquier otro diccionario. Si lo que se busca es reproducir un ambiente de trabajo lo más cercano posible a la realidad lo normal sería que se permitiese utilizar internet libremente, sin necesidad de diccionarios de papel. Además de esa forma todos los opositores tendrían acceso a los mismos contenidos y partirían en igualdad de condiciones».

.

Ricardo G. a favor de que se haga con un diccionario

«Si en la prueba se permite el uso de internet, el resultado sería una mezcla de google translator y algunos copia/pega, lo cual homogeneizaría el resultado final y haría casi imposible la labor de los evaluadores. Hacer el ejercicio sin diccionario favorece a los traductores con un mayor vocabulario… los cuales no siempre son los mejores traductores. Un diccionario “standard” para todos sería suficiente para asegurar que todos los opositores tienen el mismo material y que lo que realmente se evalúa son sus capacidades como traductores».

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.