EPSO/AD/301-302/15 – Análisis de la fase de test (II)

Siguiendo con el análisis de los datos de la fase de test en las oposiciones para administradores AD5, hoy vamos a referirnos a un dato que también puede resultar curioso: el porcentaje de aprobados en cada uno de los ámbitos.

El porcentaje de aprobados según el número de inscritos en la oposición ha sido el siguiente:

oposicion epso ad5 aprobados

Aparentemente podríamos pensar que el ámbito de auditoría ha sido más “fácil”, sin embargo la nota de corte ha sido mayor en el ámbito de auditoría que en el generalista:

oposicion epso ad5 aprobados

Esto genera una aparente paradoja, ¿cómo es posible que, en el ámbito de auditoría, con un porcentaje mayor de aprobados, la nota de corte haya sido sin embargo más exigente?. O, dicho de otro modo, ¿cómo es posible que un 9% de los opositores en el ámbito de auditoría hayan alcanzado los 51 puntos mientras que entre los generalistas poco más del 4% ha llegado a los 50?

En principio podrían plantearse dos posibilidades

  1. Una mayor “calidad” entre los opositores aspirantes a auditores.
  2. Una mayor dificultad en los test llevados a cabo por los aspirantes a administradores generalistas.

Sin negar las capacidades de los opositores en el ámbito de auditoría, ni la posibilidad de que los comités de evaluación de cada una de las oposiciones hayan optado por un nivel de dificultad distinto, lo cierto es que nosotros creemos que la explicación es de otro tipo.

En realidad, la aparente paradoja entre un porcentaje mayor de aprobados y una nota de corte superior es más bien una “ilusión estadística”, que desaparece si lo que tenemos en cuenta no es el porcentaje de aprobados sino el número total, que, recordemos, fue el siguiente:

oposicion epso ad5 aprobados

A pesar de que el porcentaje de aprobados en auditoría fue mayor, el número total fue menor, lo cual sí puede servir para explicar una nota de corte más exigente.

Al margen de la explicación estadística de la nota de corte (que seguramente puede hacerse mucho más compleja), lo que esconde este dato es algo que hemos repetido en otras ocasiones: a la hora de valorar la dificultad de una oposición no hay que dejarse llevar por el número de inscritos.

Muchos opositores o potenciales opositores se desaniman al ver el número de candidatos inscritos en una determinada oposición, cuando lo cierto es que, como este ejemplo demuestra, un número mayor de inscritos no siempre significa una mayor dificultad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.