EPSO/CAST/S/11/2015 – Resultado final de la selección

La que en su momento denominamos “oposición express”  ha hecho honor a su nombre y ha dado por concluida la selección final de los candidatos. No cabe duda de que el cumplimiento de los plazo temporales ha sido en este caso impecable, sin embargo hay otras cuestiones en las que no estamos seguros de que esta oposición pueda ser descrita como modélica.

En primer lugar, como no puede ser de otro modo, enhorabuena a los candidatos que han superado todas las fases y han accedido a la lista de aprobados… una enhorabuena que sin embargo debe repartirse entre nada menos que 97 aprobados, cuando la previsión de la convocatoria era de 40.

De hecho el porcentaje de aprobados en la última prueba ha sido extremadamente alto:

cast union europea

Teniendo en cuenta que hay ocasiones en las que no se alcanza el número previsto en la convocatoria, que en este caso el número de aprobados sea dos veces y media el inicialmente señalado puede resultar curioso, aunque hay que matizar que los procesos de selección de los agentes contractuales son distintos al del resto de oposiciones.

No obstante, admitiendo la necesidad de aplicar distintos criterios, hay ciertas cifras que quizás deberían hacer reflexionar acerca del sistema de selección utilizado.

En el siguiente esquema podemos ver los candidatos descartados según cual haya sido el motivo de su exclusión, es decir, por un lado, aquellos que no fueron seleccionados en función de su curriculum y, por el otro, los que habiendo superado la selección por curriculum, no lograron superar la prueba de competencias:

cast union europea

Sinceramente, creemos que este desnivel no es deseable.

En primer lugar, entendemos que el valorar la experiencia profesional de los candidatos es algo indispensable, pero que la mayoría de los candidatos queden eliminados por una evaluación que dista mucho de ser objetiva y transparente, sin haber participado en ningún tipo de prueba o examen, puede resultar frustrante para muchos de ellos.

Y, en segundo lugar, la organización de unas prueba para eliminar tan solo al 1% de los candidatos no parece que sea la forma más efectiva de emplear los recursos disponibles (principalmente los recursos económicos, pero también los recursos humanos que se tienen que emplear en esta tarea).

En definitiva, otro punto sobre el que reflexionar si se quiere seguir mejorando el proceso de selección del personal al servicio de las instituciones europeas… y quién sabe si el funcionamiento de las instituciones mismas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.