Retrasos vs. retrasos

Alguno de vosotros nos habéis señalado una cierta diferencia de trato entre el retraso sufrido por la oposición para administradores EPSO/AD/177/2010, sobre el que llevamos varios meses hablando, y el retraso de la oposición para asistentes EPSO/AST/125/12, al que apenas hemos hecho referencia.

La verdad es que hemos de admitir que no hemos dedicado la misma atención a ambos retrasos, pero creemos que está justificado. Y no solo porque el retraso haya sido cuantitativamente mayor en la primera, sino también porque es cualitativamente más grave.

Nosotros siempre hemos considerado que los (frecuentes) retrasos en la publicación final de los resultados (como el de la oposición de asistentes), aunque pueden resultar desquiciantes para los opositores más ansiosos, son menos graves que los retrasos (como el de la oposición de administradores) que se producen en las fases intermedias de la oposición.

Un opositor puede llevar mejor o peor la espera del resultado final, pero una vez que ha finalizado todas las pruebas esa espera no afecta, o al menos no debería afectar en demasía, al resto de sus actividades.

En cambio, el opositor que no sabe si tendrá un examen el próximo mes, sí que puede verse afectado negativamente por la espera.

En relación directa con la oposición, resulta difícil llevar a cabo la preparación cuando no se sabe ni cuál será la siguiente prueba ni cuando tendrá lugar. Además, es difícil encontrar motivación para preparar un examen para el que quizás no será invitado.

Más allá, el retraso puede afectar a otros aspectos de la vida del opositor.

Aquellos que se encuentran trabajando necesitan reservar parte de sus vacaciones o de sus días libres para llevar a cabo las pruebas, o tienen que organizar futuras reuniones o actividades… y, no solo profesionalmente es deseable saber las fechas de los exámenes.

Aunque EPSO no parece tenerlo en cuenta, los opositores tienen otras cosas que hacer en sus vidas, quizás preparar un viaje a Nepal, ir de voluntario a Etiopía, casarse en las Vegas… o someterse a una operación de varices.

Para cualquiera de esas actividades es conveniente saber si se tendrá una prueba de EPSO próximamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.