El misterioso caso de los europarlamentarios desaparecidos

Normalmente la actividad de los eurofuncionarios suele pasar bastante desapercibida para los medios de comunicación. Con un poco de suerte podemos ver o leer las declaraciones de Joaquín Almunia, eso sí, solo aquellas que hacen referencia a la política española.

De hecho, es probable que una gran parte de los ciudadanos desconozca quién es Almunia. Entre los que lo conocen la mayoría lo asocia a su anterior etapa como ministro, secretario general o candidato del PSOE. Los que saben que su actual labor está relacionada con la Unión Europea quizás no pueden ubicarlo en la Comisión; y, finalmente, la minoría que sabe que es un comisario de la UE seguramente desconoce que su cartera es la de competencia (y no la de economía, de la que fue titular hasta 2009).

El hecho de que el eurofuncionario español más influyente y reconocible, aparezca menos en los medios que otros cargos públicos no solo nacionales, sino también regionales o municipales (pongamos que hablo de Madrid), sirve para reflejar el poco interés que despierta la labor de los trabajadores de las Instituciones Europeas.

Esta semana, sin embargo, un grupo de miembros del Parlamento Europeo han saltado a la fama por su trabajo… perdón, por su no-trabajo. La noticia en cuestión hace referencia a un más que presuntamente fraudulento cobro por dietas, destapada por una compañera que en sus ratos libres también hace sus pinitos como eurovengadora justiciera.

Vosotros, que posiblemente estéis pensando en opositar a la Unión Europea (¿y si no que estáis haciendo en una página que se llama oposicionesue.com?) seguramente conocéis los apetecibles salarios de los eurofuncionarios. Lo que quizás no sabéis es que además del salario base existen numerosos complementos que pueden incrementar la cantidad recibida mensualmente. Entre ellos las dietas por desplazamiento.

Parece ser que ciertos europarlamentarios tienen dificultades para llegar a fin de mes, así que no están dispuestos a renunciar a un día de dietas. El problema es que tambien tienen dificultades para llegar al fin de semana y el viernes se sienten ya exhaustos debido, sin duda, a su frenética labor parlamentaria durante la semana. La solución para estos estresados y económicamente vulnerables europarlamentarios es fichar el viernes y a primera hora (para justificar las dietas) y largarse media hora después.

Numerosos parlamentarios fueron pillados in-fraganti y el honor de representar a nuestro país en este euroescaqueo recayó en Eider Gardiazábal. Curiosamente, el reportaje fue publicada en Reino Unido en febrero, pero no ha sido hasta la semana pasada cuando, tras un brillante labor de investigación (consistente, al parecer, en ojear revistas británicas desfasadas), El Mundo publicó en portada la noticia. Por supuesto todos los periódicos y televisiones se hicieron eco de la noticia, hasta convertirla en “trending topic”, es decir, en una de las noticias de moda del día y carne de cañón para sesudos tertulianos televisivos y radiofónicos.

Esperemos que vosotros, cuando consigáis pasar las oposiciones, no os convirtáis en uno de esos buitres que se alimentan de dietas y demás complementos salariales pagados, en definitiva, por los ciudadanos europeos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.