EPSO/AD/338/17 – idiomas y EPSO (otra vez)

Dado el racionamiento de datos que EPSO está aplicando últimamente a sus procesos de selección, cualquier cifra que pueda ayudar a mejorar la transparencia de las oposiciones es siempre bienvenida. En este caso, nos congratulamos de que EPSO haya decidido hacer público el porcentaje de conocimiento de lenguas manifestado por los opositores:

oposiciones epso

De cualquier forma, tenemos la sospecha de que la publicación de estas cifras se ha visto favorecida por el hecho de que sirven para refrendar la decisión final de que los cincos idiomas elegidos hayan sido inglés, francés, español, italiano y alemán; es decir, los idiomas que desde un principio se pretendía seleccionar.

No nos olvidemos de que en el curioso sistema de selección ideado por EPSO no bastaba con estar entre los idiomas más conocidos por los candidatos inscritos, sino que además tenían que ser “compatibles con el interés del servicio”. EPSO se ha conformado con publicar los datos sobre el conocimiento de idiomas sin justificar su compatibilidad con ese interés… al menos por el momento, porque en caso de que haya alguna reclamación este puede ser uno de los puntos más interesantes de un eventual juicio.

Es evidente que EPSO se ha limitado a añadir ese “interés del servicio” como una mera coletilla para cumplir aparentemente la jurisprudencia del Tribunal de Justicia, pero en caso de que se tenga que acudir de nuevo ante el Tribunal va a ser interesante ver cómo trata de convertir esa mera apariencia en un análisis real de dicho interés.

De cualquier forma, centrándonos exclusivamente en los porcentajes de conocimiento de idiomas, lo cierto es que tampoco dejan en demasiado buen lugar a EPSO.

No cabe duda de que uno de los puntos más sorprendentes es el escaso conocimiento del idioma alemán por parte de los opositores. Menos de un 20% de los candidatos declara al menos un nivel B2 en ese idioma, mientras que tanto el español como el italiano superan sobradamente el 25%. De hecho la diferencia del alemán con esos dos idiomas (más de ocho puntos porcentuales) es menor a la que tiene con el siguiente de los idiomas en la lista, el (también sorprendente) griego, que llega a superar el 11%.

Es posible que estos porcentajes sean variables, pero seguramente son similares a los de otras convocatorias anteriores, al menos aquellas iniciadas tras el comienzo de la crisis. Estos porcentajes no han sido nunca antes publicados pero es evidente que EPSO sí los poseía (o, al menos, podía obtenerlos con facilidad) por lo que resulta curioso que ante el Tribunal de Justicia EPSO quisiese defender el sistema trilingüe anterior basándose en “las necesidades y capacidades de los candidatos”.

Es decir, EPSO pretendía delante del Tribunal defender el interés de los opositores y facilitar su participación en las oposiciones ofreciendo las que decía eran las tres lenguas más habladas por los mismos (inglés, francés y alemán) y lo hacía basándose en estudios genéricos referidos al conocimiento de idiomas en Europa, mientras escondía cifras referidas a opositores reales que seguramente mostraban que el alemán había dejado de ser una de esas tres lenguas.

No nos olvidemos que, a la vez que EPSO ha incluido este sistema de selección de lenguas en esta oposición, mantiene el sistema antiguo en otras oposiciones, de forma que la publicación de estos datos ofrece nuevos argumentos a aquellos interesados que quieran impugnar convocatorias donde inglés, francés y alemán aparezcan como únicas lenguas elegibles.

De cualquier forma, nosotros seguimos considerando que el conocimiento de lenguas por parte de los opositores no es un criterio válido a la hora de determinar ni los idiomas elegibles ni los idiomas en los que se llevan a cabo las pruebas de la oposición (no es solo nuestra opinión, es la del Tribunal de Justicia), pero puede ser interesante ver a EPSO defender ante los tribunales en un caso que sí es un criterio válido (como quizás tiene que hacer dentro de poco para defender esta misma convocatoria) y en otros que no (para defenderse de reclamaciones en otras oposiciones donde los porcentajes no concuerden con los idiomas señalados en la convocatoria).

En el mejor de los casos, el conocimiento de idiomas por parte de los opositores sería un argumento válido a la hora de justificar la limitación de los idiomas en los que EPSO se comunica con esos mismos opositores, un apartado en el que EPSO también se ha llevado algún revolcón judicial.

En ese sentido y a la luz de los datos ahora conocidos, parecería justificable que, acudiendo a los extremos, hubiese una cierta distinción entre un idioma como el inglés (conocido por un 97,31% de los candidatos) y otro como el irlandés (conocido por solo el 0,22%) y que por lo tanto no resultase obligatorio publicar toda información en los 24 idiomas oficiales. Mucho más difícil resulta justificar que el alemán (18,69%) tenga un rango igual al del inglés a pesar de que su diferencia es de más de 80 puntos porcentuales y no, por ejemplo, al del griego (11,34%) del que apenas le separan 7 puntos.

Establecer y aplicar un criterio justo e incontrovertido a la hora de hacer distinciones entre los idiomas no es sencillo, pero lo que es inadmisible es que no haya ningún tipo de criterio y EPSO está dando la impresión de que en esta oposición está actuando sin ninguno. El primer formulario de inscripción estaba disponible en tres idiomas (inglés, francés y alemán), el segundo formulario está disponible en cinco (inglés, francés, español, italiano y alemán), las instrucciones para completarlo están en uno solo (inglés), hay otro tipo de información que se publica en 24 idiomas…

Después de haberse visto obligada a paralizar todas las oposiciones durante casi un año debido precisamente a la cuestión lingüística, resulta muy decepcionante que EPSO siga a estas alturas dando tumbos y sin un criterio claro que pueda aplicar a sus oposiciones y, eventualmente, defender ante el Tribunal de Justicia sin pasar vergüenza.

Esperemos que EPSO sea capaz de encontrar pronto el rumbo y no se vea nuevamente obligada a avanzar a base de recursos judiciales en los que los más perjudicados (independientemente del resultado) suelen resultar siempre los opositores europeos.

15 comentarios sobre “EPSO/AD/338/17 – idiomas y EPSO (otra vez)

  1. Buenas, he estado leyendo los comentarios sobre notas de corte y quería preguntar lo siguiente :

    En la fase de test DE ESTE AÑO solo lleva nota el verbal y abstracto ? El numérico basta con ” aprobarlo”?
    Gracias y saludos

    1. Hola Pablo, efectivamente la nota obtenida en el test de razonamiento numérico no se suma a las de las otras dos pruebas sino que basta con superar la nota mínima, es decir, 5 puntos sobre 10.

  2. Buenas noches, tengo una pregunta sobre los idiomas. En la convocatoria dice que la segunda lengua hay que tener al menos un B2. Si yo quiero hacer el segundo examen en francés, pero no tengo ningun titulo oficial que me acredite que tengo el b2, entonces no puedo seleccionarlo? Te piden luego el certificado para demostrar que tienes un b2 o no es necesario entregar papeles?

  3. Cuenta porque el primer idioma es aquel en el que harás los CBT. No sé cual es tu caso, ni menos aún soy quien para dar consejos, pero si me aceptas el comentario, salvo que seas alguien totalmente bilingüe español-inglés, no tien mucho sentido elegir otra lengua distinta de la materna como primera lengua . Es más, en ese caso, es decir si eres bilingüe español/inglés- bilingue de verdad, calificativo este que yo, desde luego prodigaría muy, muy, pero muy poco entre los españoles (conozco menos casos de los que puedo contar con una mano y he trabajado en la CE temporalmente) y que por supuesto no se parece lo más mínimo a tener un simple C2- yo en tu lugar usaría el español o el inglés como primer y segundo idioma, o al revés, a no ser, claro, que no solo fueras bilingüe sino trilingüe, lo cual es, si cabe, aún más difìcil de encontrar, pero puede ser tu caso…..De cualquier modo, si tu pregunta quiere significar: cuantos más idioma distintos eliga a efectos de examen del materno mejor…?? La respuesta es no, en esta oposición da lo mismo siempre y cuando tengas dos con un C1 y un B2 como mínimo respectivamente.

    Y una última reflexión, esta ya para todo el mundo: la nota de corte ronda el 90% en los CBT. Es muy, pero muy, muy complicado llegar a esos valores incluso en tu idioma, porque implican que no hay prácticamente margen de error. Recomiendo no jugar a super-políglota mega-cosmopolitan más de lo necesario. Esto no es un juego de azar, y para jugar como el Madrid, hay que tener en tu equipo a Ronaldo, sino pierdes todos los partidos. Para el resto, es decir para los no galácticos: realismo, orden, trabajo y disciplina táctica… se me entiende, verdad…?? Pues eso…
    Ya en castellano, llegar a un 90%, es una p….lotería, incluso para gente que no es precisamente tonta. Ahora bien, si no se maneja el elegido como primer idioma a la perfección, sacar ese 90% ya es practicamente imposible.
    Esta es mi opinión.
    Suerte a todos.

  4. Hola Esther,
    en el idioma que seleccionas como 1, harás los test (Verbal, Numérico y Abstracto), si pasas ese corte (el último año que hubo opos estuvo en 50/60, pero además contaba el test de juicio situacional), harías el ejercicio de e-tray y después la fase de Assessment Centre en el idioma 2.

    Es un tema muy debatido por estas páginas que lengua poner como 1 y 2. Depende de tu elección personal y como te veas de cara a los ejercicios (por supuesto, si tienes los conocimientos necesarios, al menos C1 para la lengua 1 y al menos B2 para la lengua 2).

    Yo me he presentado dos veces y las dos veces me he quedado a un punto de la lista de reserva en el AC (50/80 en las anteriores y 49/80 un año antes), te diría dos cosas:
    con un B2 es imposible hacer el AC, hay muchas limitaciones de tiempo y mucha información que procesar. Y por otro lado, está la calidad de los test de Verbal traducidos, que en Español es pésima y de lugar a muchos errores. Otros años la gente siempre planteaba si sería posible hacer los test en inglés, ya que es la lengua en la que se redactan originalmente.

    Un saludo y suerte a todos.
    Yoli

    1. La nota de corte el año anterior fue 50/60, no 50/80. Hace dos años no lo sé, pero seguro que tampoco era 49/80, sino muy superior a esa, al menos en proporción. Además, hay que tener en cuenta que el año pasado, tanto el verbal como el numérico, ni siquiera contaban para la nota de corte. Estoy de acuerdo en que con un B2 no se puede hacer el B2, a lo mejor con un C2 tampoco. En cualquier caso, para hacer el AC hay que llegar, y creo que ni con un B2 ni con un C1 (en general, claro está, porque hay gente que tiene un C1 y es practicamente bilingue y otros muchos que con un C2 están lejísimos de serlo) no se puede pensar en hacer un verbal de 90% con la más mínima garantía. En efecto, pensemos que un verbal busca el matiz linguísitico sobre temas muy variados y por tanto requiere que el idioma no constituya la más minima barrera. Yo también tengo un C2, he hecho miles, digo miles, de CBT verbales, muchos de ellos en inglés y sin embargo en ocasiones me cuesta entender palabras o giros (y yo en mi C2 saqué un outstanding en reading, o sea que no se me da mal). También no obstante obtengo un 90%, no siempre sino de media por supuesto, lo mismo que en castellano, ocurre que me cuesta más del tiempo establecido, y por tanto ese 90% no es real.

      1. Acabo de ver que Yoli se refería en realidad a la nota de corte del AC. Retiro lo dicho. He leido mal. En cuanto a que la traducción de los test es mala estoy de acuerdo. No se si te refieres a los test de preparación que ofrecen algunas páginas o a los reales. En cualquier caso, yo solo tengo una experiencia real de examen y sí, había alguno mal traducido. Ahora, la mayoría de las veces la dificultad no viene tanto de la mala traducción, que puede ser más salvable, sino del propio subjetivismo de las respuestas ofertadas como posibles, que muchas veces no son tampoco correctas del todo. Es decir que muchas veces tienes que optar por la menos incorrecta, con el riego enorme que eso conlleva, más en un examen en que un 17/20, por ejemplo, que no creo que esté mal, te deja ya con medio pie fuera. Y eso no lo evita usar la versión original. Por eso creo que incorporar además el elemento añadido de un idioma que aunque se hable fluidamente no se controla a la perfección, es un error.

        1. muchas gracias por vuestras respuestas y opinión. Es cierto que las respuestas son confusas y que añadir la dificultad de un idioma que no es la lengua materna podría complicarlo aún más. Creo que haré los test de preselección en español y si tuviera la suerte de pasar a la siguiente fase entonces iría con francés como L2
          gracias por compartir vuestras experiencias
          saludos
          esther

    2. Hola Yoli,
      yo tengo un nivel de ingles de c1 pero en ningún caso soy bilingüe, había pensado en hacer la fase 1 (tests) en francés que si domino prácticamente al mismo nivel que el español, y el e-tray y AC en español. Te escribo porque me gustaría saber si en base a tu experiencia el e-tray y AC también esta mal traducido al español y supone una desventaja y por tanto merece la pena plantearse hacerlo en otro idioma.

      muchas gracias y un saludo

      1. Hola!
        e-tray y AC nunca habían podido hacerse en español, así que no se puede saber como serán las traducciones. Puesto que los test los traducen a todas las lenguas oficiales y e-tray y AC sólo los traducirán a francés, alemán, italiano y español, esperemos que se “esfuercen” más en la traducción. Además, en el AC, casi todas las pruebas son orales, cosa a tener en cuenta.
        Siento no poder ser de más ayuda.
        Un saludo.

  5. Hola
    tengo una pregunta, no me queda muy claro si es importante o no los idiomas que elegimos. Para el segundo seguro que selecciono francés, pero como lengua 1 dudaba entre inglés o español. Cuenta de cara a los procesos selectivos el idioma que seleccionamos?
    gracias
    Esther

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.