EPSO/AD/332/16 – Comentarios sobre el número de inscritos

La semana pasada, en nuestros comentarios sobre las fechas de exámenes de la oposición EPSO/AD/332/16 para juristas lingüistas de lengua española, criticábamos entre otras cosas la lentitud con la que EPSO publicaba ciertos datos sobre las oposiciones como, por ejemplo, el número de inscritos.

EPSO ha tardado más de diez días, pero hoy ya conocemos el número de inscritos, no solo en la oposición para juristas lingüistas de lengua española sino también en el resto de idiomas que fueron simultáneamente convocados:

oposiciones-europeas-juristas-linguistas-ad7-inscritos

Como podemos ver hay dos grupos muy diferenciados, los tres primeros idiomas cuentan con cientos de inscritos, mientras que los tres últimos con apenas unas decenas.

Lo cierto es que, a pesar de las diferencias, es un resultado previsible y ello aunque el número de plazas convocadas es prácticamente idéntico (e incluso superior en el segundo grupo).

En este sentido, a pesar de la mayor dificultad que puede entrañar la oposición para los candidatos de un idioma frente a los de otros (una diferencia que además está muy relacionada con su nacionalidad), no hay nada criticable.

El número de plazas convocadas se hace exclusivamente en función de las necesidades de personal de las instituciones y no en función de los candidatos previstos o del número de hablantes de un determinado idioma (otra cosa es que el régimen lingüístico de las instituciones pueda ser mejorado, pero eso es otra cuestión que va más allá de las oposiciones).

Lo que sí puede ser criticable es que EPSO plantee un mismo proceso para convocatorias que cuentan con un número tan dispar de candidatos. Es evidente que el número final de inscritos no se conoce a priori, pero también era evidente que el número de candidatos en los tres primeros idiomas iba a ser muy superior.

Curiosamente, EPSO no ha incluido en esta convocatoria una “cláusula” presente en muchas oposiciones y que le permite decidir si celebra o no una fase previa de test dependiendo del número de candidatos inscritos. En ocasiones hemos criticado la excesiva imprecisión de esta cláusula, pero es cierto que una cierta flexibilidad puede estar justificada en algunos casos.

Si antes veíamos el número de inscritos en cada una de los idiomas ahora vamos a ver un gráfico casi opuesto: el porcentaje de candidatos que está previsto que supere la fase de test.

oposiciones-europeas-juristas-linguistas-ad7-aprobados-test-previstos

Dado que, como hemos señalado, el número de plazas es muy similar, el resultado es que en los primeros tres idiomas, incluido el español, la fase de test es la más relevante de toda la oposición, ya que más del 90% de los candidatos va a quedar descartado en ella. En el idioma lituano tan solo una treintena de candidatos será eliminado (siempre y cuando todos los inscritos lleven a cabo las pruebas) mientras que en el caso de maltés y sueco, todos los candidatos accederán a la siguiente fase siempre que superen la nota mínima de los test, es decir, no habrá ninguna nota de corte.

Es evidente que en estos últimos casos la fase de test es casi un mero trámite y ello de alguna forma explica que EPSO quiera “quitársela de encima” lo más pronto posible y, consecuentemente, puede estar relacionado con la celeridad con la que se ha citado a los candidatos para llevar a cabo los test. Sin embargo el aplicar el mismo procedimiento a convocatorias con un número tan dispar de inscritos hace que en el caso de español, griego e italiano, los candidatos apenas tengan tiempo para preparar la fase que va a resultar más importante ya que va a suponer la mayor criba de candidatos.

Lo más normal hubiese sido que EPSO hubiese tratado cada proceso de forma individual (lo cual, seguramente se verá obligado a hacer en algún momento) o, al menos, distinguiendo entre los dos grupos, dando suficiente tiempo para preparar una fase tan importante como la de los test en el primer caso y uniendo los test a algunas de las siguientes fases en el segundo caso.

Esto habría beneficiado tanto a los candidatos de los idiomas más “populosos”, que dispondrían de más tiempo para preparar los test, como a los de los idiomas “minoritarios”, que podrían ser citados una única vez, con el ahorro de tiempo y, en ocasiones, dinero que ello supone.

Resulta ridículo en este sentido, por ejemplo, que los candidatos de lengua maltesa sean convocados una primera vez para llevar a cabo los test de razonamiento y comprensión lingüística, y una segunda vez para llevar a cabo la prueba de traducción… cuando el número previsto de candidatos que accederán a la fase final en el centro de evaluación es inferior al número de inscritos.

De cualquier forma esta es una posibilidad que no se puede improvisar sobre la marcha sino que debería haber sido ya prevista por la convocatoria. Ahora no queda otra que adaptarse a dicha convocatoria, tanto por parte de EPSO como de los opositores, que comenzarán a llevar a cabo los test en apenas una semana.

Buena suerte a todos ellos (aunque ya hemos visto que, dependiendo de su idioma, algunos la necesitarán más que otros).

1 comentario sobre “EPSO/AD/332/16 – Comentarios sobre el número de inscritos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.